600 euros de multa por no usar el CCO en un e-mail

La diferencia entre poner las direcciones de e-mail en el campo CC o ponerlas en el campo CCO es grande. Si no, que se lo digan a A.G.S., una persona condenada a pagar una multa de 601,01 euros por no poner las direcciones en el campo correcto.

Cuando mandamos un mensaje de correo electrónico a varias personas, podemos poner las direcciones de los destinatarios en dos campos distintos. Uno se llama CC y el otro es CCO. La diferencia es sustancial y conviene aprenderla bien. Si queremos que los demás sepan y vean todas las direcciones de e-mail que reciben ese mensaje, podemos usar el campo CC (siglas de copia de carbón, una expresión que remite a los tiempos de las máquinas de escribir). Pero, por el contrario, si no queremos que cada uno de los destinatarios vea el listado de e-mails que reciben ese mismo mensaje, debemos escribir las direcciones en el campo CCO (siglas de copia de carbón oculta).

Este matiz es vital. Sobre todo porque con la ley de protección de datos en la mano, la diferencia nos puede costar una buena multa. Como le ha pasado a A.G.S. después de mandar un e-mail de publicidad de Vodafone a 42 personas.

Según publica el diario El País, esta persona dejó a la vista de todos los destinatarios del mensaje, las direcciones de e-mail de las 42 personas que recibieron el mensaje. Es decir, que puso los e-mails en el campo CC, en lugar de utilizar el campo CCO. Uno de los afectados, denunció a esta persona ante la Agencia Española de Protección de Datos.

La sentencia de la AEPD asegura que se ha incumplido el artículo 10 de la LOPD , la ley que regula el uso de los datos personales por parte de las empresas. Y es que la dirección de correo electrónico es desde hace unos años un dato personal y privado. Que, por lo tanto, no debe utilizarse sin autorización del propietario. Ni hacerlo público a la vista de otros.